Descripción del proyecto

El RACC, ante las 20 obras previstas en Barcelona los próximos ocho años, pide priorizar las inversiones en transporte público

El RACC ha publicado un anuncio en los principales diarios de Barcelona con el objetivo de concienciar a la sociedad de las consecuencias de poner en marcha más de 20 actuaciones en la vía pública en los próximos ocho años, y de los efectos que puede provocar a nivel de congestión y contaminación la carencia de planificación y visión metropolitana necesarias.

Haz clic sobre la imagen para descargar el cartel en formato pdf.

Bajo el lema “Que 8 años de obras no paren Barcelona”, el Club de Servicios a la Movilidad manifiesta que la coincidencia de todos estos proyectos aumentará la congestión y la contaminación y empeorará los desplazamientos diarios dentro de una área donde residen 5 millones de personas.

Después de haber mantenido reuniones con el Ayuntamiento de Barcelona, con todos los partidos con representación municipal y con diferentes ayuntamientos de la región metropolitana, el Club considera que todavía hay muchas cuestiones sin respuesta:

  • ¿Cómo afectará la coincidencia en el tiempo de todas estas obras a los accesos a la ciudad, la congestión y la calidad del aire?
  • ¿Qué alternativa tendrán los ciudadanos del entorno metropolitano para acceder a Barcelona durante este tiempo si se restringe el acceso al vehículo privado (reduciendo carriles, plazas de aparcamiento, etc.)?
  • ¿Cómo se gestionará la oferta para acceder a Barcelona durante estos años de obras y de restricciones de tráfico, teniendo en cuenta que la mayoría de actuaciones de transporte público finalizarán dentro de ocho años?

El RACC cree que la ciudadanía tiene derecho a conocer las consecuencias que tendrán las medidas que se están adoptando y programando y que hace falta planificación. Por ello, hace un llamamiento a las administraciones publicando este anuncio en la prensa en el que pide tres medidas muy claras:

  • Priorizar las obras de transporte público para mejorar la calidad del aire y la movilidad de toda la ciudadanía.
  • Incrementar la inversión para aumentar la capacidad y el nivel de servicios en todo el ámbito metropolitano y para acortar los plazos de ejecución de las obras.
  • Consensuar y redefinir el resto de actuaciones que no son de transporte público y que afectan a la movilidad.

El Club está convencido de que hay que avanzar hacia un modo de desplazarnos más seguro, limpio y compatible con el progreso económico, dando respuestas transparentes a estas cuestiones que preocupan a buena parte de nuestra sociedad.